Por qué me gustan los Bonsais...


O, ¿en dónde compraste tus plantitas..?


A veces, cuando digo que me gustan los bonsais recibo miradas de duda, sobre todo aquellas referentes a mi virilidad, y mi orientación sexual. Luego ven a mi esposa e hijos y la duda se ahonda, (¿No será bi-cicleto?).

La verdad es que a veces por desconocimiento y otras por asociaciones un poco extrañas se mal interpreta mi gusto por los árboles en miniatura. 

Bonsai es eso, "árbol en bandeja", sin embargo, lo más interesante de los Bonsais es su trilogía: Botanica, diseño y filosofía. Pocas cosas pueden presumir de tener tanta historia y tanto contenido en algo tan sencillo y a la vez tan complejo.

Vayamos por partes: 

La parte botánica es básica, el que no se te muera el árbol. Tiene que ver con la tierra que usas, el tipo de abono, los ciclos de crecimiento e invernación de los árboles, podados, pinzados, alambrados, riego, drenajes, tipos de especies, raices,  etc.

La parte de diseño tiene que ver con la armonía del árbol, saber que ramas quitar y cuales reforzar, como cortar y guiar el crecimiento del árbol, sus ramas y sus raices, así como todo lo referente a los volúmenes y vacios, es ver el árbol en su totalidad, y tratar de adivinar como se deberá ver en el futuro.

La parte filosófica también tiene lo suyo: todos los bonsais deben hacer una reverencia al espectador que le admira, por eso todos los bonsais deben estar inclinados, el bonsai te enseña a que debes ser paciente (sino el árbol se muere) a que todo es un cíclo y que hay que dejar llevarse por el ritmo de la vida.  El bonsai habla de las raices fuertes (nebaris), habla de troncos (sashi eda), profundidad (ushiro eda), estética (mae eda) y equilibrio (Uke eda). 

Así también los principios básicos de la filosofía Zen: Wabi, Sabi y Shibui (Vacío, humildad y equilibrio, que no son las traducciones literarias por ser demasiado complejo explicarlo en una sola palabra).

Los Bonsai me han enseñado la paciencia, el saber aguardar el momento de las cosas, a tratar de ver el futuro diseñando el presente. A no descuidar lo básico, a ser constante y seguro de que lo que sea importante permanecerá y lo que no, tarde o temprano se tendrá que eliminar.

Así, los Bonsais no so solo el cuidado de plantitas o arbolitos, tiene todo un trasfondo y una comunicación directa con la naturaleza que nos enseña a seguir los rítmos de la vida.

No hay comentarios: