El café...



Hoy quisiera una simple charla de café
sentir el olor y el aroma el calor de la taza
Platicar y deshilvanar los nudos de mi historia
enredarlos nuevamente en otra razón

Sorber un trago sentír el sabor amargo
los tonos obscuros de los matices en el paladar
Saber que me acompañan y que estoy ahí
sin prisas ni remordimientos sin culpas
solamente ahí tomando un café

El calor de la taza trasminando en la mano
el devenir de la plática filosófica sociológica
vanal amena divertida y cómica
la otroreidad disfrutando la compañia

el muerto por fin sintiéndose vivo
la lectura del café cuando este se ha ido

Y por fin después de tanta charla y
que el mundo se ha detenido
continuar con mi vida en un interminable
tejer como Penélope y su hilo

No hay comentarios: