La escritura o, ¿como escribir?...


A veces me preguntan: ¿como escribir?, ¿de donde vienen las ideas?, ¿como escribes?, o si sé de cursos donde enseñen. La verdad es que no tengo respuestas para ninguna de ellas. Si bien lo que puedo hacer es especular.

Las ideas surgen solas, parece un cliché pero así es, a veces los personajes toman vida propia, la historia se desarrolla sola, surge de algún rincón del subconsciente. A veces son historias olvidadas que en determinado momento toman fuerza y se manifiestan para ser contadas de manera vehemente, otras veces, son historias escuchadas por ahí que te llegan por el azar y que buscan alojarse en tu memoria.

Por eso creo que el escritor es el vehículo, el medio, la forma en que se materializan las historias y los personajes, nada más. 

El escritor solamente se deja llevar, como "medium" para manifestar la personalidad y los deseos de las historias que cuenta, no las inventa, no las escribe, solo las traduce. Entra en trance, se hipnotiza y luego, vienen las manifestaciones.

A veces cuando escribo siento que no se cual es la historia o como terminará, solamente se que algo quiere manifestarse y ser contado. Es una sensación extraña, pero aunque no lo crean, a veces tengo que leer la historia una vez que he terminado de escribir para ver de que se trata o como la escribí.

Mario Bellatin tiene una escuela para escritores en México, pero lo más curioso es que él enseña lo que no es escribir, y el participante se ve en una encrucijada que, al terminar el curso, está más perdido de lo que estaba antes. Bellatin dice que no es factible enseñar a escribir, que enseña la antiescritura como un ejercicio para huir de los vicios académicos. 

Yo concuerdo con él, en la escuela se puede aprender a escribir correctamente, con estructura, con correción de estilo, buscar una trama, un tema, definir y describir la personalidad de un personaje, su psicología, sus actitudes, etc, pero eso no te hará escritor, puesto que eso no garantiza que los "personajes" se te presentarán con sus historias para ser contadas.

Pero creo que hay otra manera para aprender a escribir, es más lenta, más imprecisa, como escuela libre (algo así como "escuela de escritores Montessori"), esta escuela es la lectura, es sumergirse en los libros, devorarlos, saborearlos, desmenuzarlos, enredarse en ellos y los personajes, vivir las historias, sufrirlas, gozarlas, y cargarse tanto de tantas letras e historias que la única manera de poderse liberar de esa presión que generan sea el escribir.

A veces los temas surgen de la nada, se arrastran hasta tocarte y pedirte que les des forma, cuerpo, existencia. Así que sientas a los personajes en un "divan" imaginario y dejas que te cuenten su vida, sus penas o alegrías hasta que ellos quedan libres. Tu te quedas con su historia, cargas sus penas durante mucho tiempo hasta que te conectas con las palabras y éstas fluyen y te guian para escribir esa historia que traías atorada.

No se si lo hago bien, no se si soy buen "medium" para escribir esas historias, solo sé que mientras me sigan visitando los espectros y quieran que yo cuente sus historias, éstas seguirán materializandose ante mi para ser contadas...

2 comentarios:

Ciro Estrada Lechuga dijo...

Buen blog. Lo cierto es que escribir no es fácil.Por ello, cuando se siente la necesidad de escribir es importante aprovecharla, no vaya a ser que se quite...

Saludos,
CEL

gcamachos dijo...

Concuerdo contigo. Hay que dejarse consumir por la historia y dejar que se vaya escribiendo, mientras uno se convierte en interprete y muchas veces, únicamente en espectador...
---
G. Camacho S.
"La vida es como una caja de chocolates, No sabes que va a tocar..." Forest Gump
-> gcamachos.blogspot.com <-