Por que recuerdo los 80´s...


Los 80´s, vaya época... Los noventeros y los dosmileros no entienden esa época de tanto cambio generacional.

Pero vayamos por partes. Los 80´s se caracterizan por ser una década atípica, no es el resabio de los hippies  sesenteros, ni de fiesta eterna como de los setenteros, tampoco está plagada de incertidumbre ni de televisión como los noventeros ni aspectos digitales como los dosmileros.

Los ochentas es una época de cambio y de transición. Somos los que preparamos el cambio para los noventeros, y dosmileros. Tuvimos el primer contacto con el videojuego masivo: Atari e Intelevision, aunque ya existía el Telepong en los setentas, pero no tenía cartuchos intercambiables como el Atari,  lo que dio paso a la masificación, conveniencia y customización en los 80´s gracias a esta innovación.

Nos tocaron los movimientos de "Llena tu cabeza de Rock" y "Rock en tu idioma" como enmancipación de la juventud y la creación de su espacio, el lanzamiento de MTV y el surgimiento del videoclip. El primer disco de "Madonna", "Michael Jackson", el boom de "U2", "The cure", "Metallica"y las "Power Ballads".

El símbolo con la mano de el dedo meñique, índice y pulgar tiene un diferente significado que para los noventeros y dosmileros, para ellos es "amor" o "rockear", para nosotros no, es un símbolo de rebeldía "demoniaca" gracias a Kiss.

Nos tocó ver por primera vez una computadora "en casa" con una Commodore 64, Atari 128 o una Apple IIe en la escuela, conocimos las primeras "laptop" o computadoras "portátiles". Nos tocó dejar atrás los sistemas "de tarjeta" por "Diskettes", así también la aparición comercial del fax, fotocopiadora e impresora de matriz que fueron los precusores de la era digital.

Vimos la comercialización masiva del Walkman para los casettes, la aparición del CD de música, y por qué no, el reloj de cuarzo o los tenis Nike, la aparición del teléfono celular y los "beepers". 

Así también nos tocó tener en casa, por primera vez, una videocasettera y poder ver películas que solo se veían en el cine, la primera "cámara de video" (bueno, los que podían comprarla). La televisión vía satélite, con unas antenas enormes llamadas comúnmente "parabólicas". (que por cierto, se debía mover la antena cada vez que se quería cambiar de "satélite" y ver otros canales).

Nos tocaron las primeras películas del "espacio" reales (aunque la guerra de las galaxias se presenta por primera vez en 1978). y las caricaturas de "Los transformers" y "los caballeros del Zodiaco", donde ya no el individuo era el centro de la historia sino la tecnología.

Así pues, a los ochenteros nos tocó ser la generación de la transición, del cambio de conciencia y la entrada al mundo digital de hoy. 

Lo que extraño de los 80´s es su colorido, su ánimo positivista y su matiz "underground". Su descaro, como diría una de las primeras canciones de Madonna: "I´m a material girl in a material world", o lo underground del movimiento "Rock en tu idioma" con Caifanes que decía: "Viento, detente muchos años" o "préstame tu peine y péiname el alma" como manifestación de esa conexión abstracta y cuasipoética con el individuo.

Tal vez el híbrido más explicito es la resultante de "Madonna" con "The cure" dos movimientos musicales totalmente opuestos, uno americano, festivo, colorido, abierto, franco, descarado, euclídico. Otro el inglés con The Cure, obscuro, negro, deprimente, profundo, hiperbólico.  Este híbrido es el que da como resultado unos 80´s bipolares.

Los ochenteros vamos de la festividad y alegría a la necesidad de extrañar nuestra "profundidad" oculta. Las caricaturas de "Astroboy", "Candy", "Heidi", "Remy" nos pusieron en contacto con nuestras emociones de una manera desmesurada que ahora ocultamos o disimulamos enfrente de los noventeros y dosmileros para no parecer "emocionalmente inestables".

Nos tocó el ánimo festivo de los setenteros y su fiesta eterna, su liviandad, su incomprensión debido a la influencia de los hippies y sesenteros. Nos tocó su música "disco" e influyó su colorido y emotividad. 

Pero los ochenteros encontramos nuestro  propio espacio retomando el colorido pero cuestionándolo y destruyendo sus estructuras. Nos dimos cuenta del problema de África y la hambruna, del sismo del 85, de la crisis económica producto de los excesos y arbitrariedades de los 70´s.  Nos tocó el comienzo de la enmancipación de la mujer mexicana y su identidad con Gloria Trevi.

Hemos visto la transformación de un mundo tradicional a un mundo digital y hemos sido partícipes de este cambio y de la pérdida de identidades. Del olvido de tradiciones, y costumbres. Jugamos con yoyos, trompos, baleros, canicas, papalotes, bicicletas,  y ahora solo oimos de Wii´s, tazos, Playstations, ringtones, facebooks, y emails

Escribimos a mano nuestras cartas de amor, y ahora solo son SMS´s y emails, nos tocó ver poca televisión por que habían pocos canales y casi ninguna TV tenía control remoto, ahora, con TV cerrada y controles todo es más fácil... o más difícil por que es mas complicado elegir entre tantas opciones que luego decimos "no hay nada que ver".

No sé que piensen ahora los niños, pero los padres nos horrorizamos de lo que vemos, es normal, esta transición de una generación a otra, de ver un mundo "tranquilo" a un mundo cambiante y digital nos hace buscar algo a lo cual aferrarnos ante tanto cambio. 

Los ochenteros "trastabillamos" generacionalmente, nos cuesta andar en este mundo de cambios, de velocidad y digitalización y añoramos "románticamente" nuestra época dorada donde todo era "color, ropas holgadas, música brillante" y se podía oír en el walkman los primeros acordes de "November rain...", sin tantas prisas...  



 

1 comentario:

Tere M. dijo...

Me encantó, no puedo estar más de acuerdo contigo. Creo que nuestra generación ha pasado por tantas transiciones tecnológicas, culturales, económicas y políticas, que ni nos damos cuenta hasta que reflexionamos de esta forma.

Gracias por hacerme sentir orgullosa del paso de los años.