Los fantasmas de Ciudad Real...


En Ciudad Real nadie me cree, pero yo he visto a los fantasmas, tengo pruebas como la foto de arriba. Ellos están ahí pegados a las banquetas. Se arrastran con los pasos de la historia. 

Estos fantasmas están ahí, surgen de la nada, y están en el todo. Se mezclan entre los turistas, entre los vendedores de artesanías y de cosas típicas del pueblo.  

La gente que va allá no lo cree, son demasiado cultos para creer en fantasmas, son viajados, son leídos, son escépticos, pero yo los he visto y están ahí.

Cuando estuve ahí me susurraban, me gritaban, me hablaban con lenguajes extraños, con sus voces cacofónicas, desgarbadas. A veces era una sola palabra, otras un gran discurso. Pero me daba cuenta que solo yo los veía, solo yo los escuchaba.

No se por qué desde que Ciudad Real se volvió importante y una entidad turística ya nadie le hace caso a los fantasmas, ya nadie se deja llevar por esas leyendas que surgieron de esos mitos antiguos...

Ahora yacen tristes en las esquinas de las calles, a veces enrollados en las farolas esperando a que alguien los vea. Otras veces juegan entre los dinteles y las cornisas de las paredes, como queriendo llamar la atención...

Yo no se por que los veo, por que me hablan, será por que en el pasado yo los veía y ahora que vuelvo a llegar me quieren seguir hablando. Tal vez por que cada vez que llego me sienten y salen a mi encuentro. Se esconden en mi casa, sobre todo en la noche, me saludan entre la gente y juguetean conmigo en los rostros de los desconocidos haciéndolos similares a rostros olvidados.

A veces los reconozco en esos lugares que para mí son importantes, a veces me estremecen mezclados con recuerdos, mezclados con historias olvidadas, con sensaciones o aromas que disparan mi memoria. 

Si camino por ahí procuro ignorarlos, no hacerles caso, pero tarde o temprano acaban por llamar mi atención, me golpean en el estómago, me inundan de sensaciones visuales, de colores, de alucinaciones. 

Otras veces, entre la niebla, alcanzo a ver algunas formas, figuras que se me hacen conocidas como seres de ultratumba que deambulan en las calles lluviosas, como si no hubieran encontrado la luz que los llevaría a la eternidad. 

Los repiques de las campanas de las iglesias, insistentes como ellas solas,  compiten por el interés de los feligreses atraen mi atención y hacen que me dirija a aquella que resuene más fuerte o más veces...

En fin, ahora esos fantasmas se irán al finalizar las fiestas, se montaran en sus autos, regresarán a sus tierras rellenos de fotos y de historias, satisfechos de su hambre de turistas, de su deseo de conocer el pasado... 

Mientras tanto, yo me quedaré aquí, viendo pasar los días, acariciando las baldosas y esperando a que algo pase para volverme a sentir vivo...


Viaje a San Cristóbal de las Casas...

O de vuelta al pasado...




El recorrer las calles de San Cristóbal de las Casas hizo que una cabalgata de recuerdos acudieran a mi. El recorrer esas calles de piedra, caminar sobre las banquetas entre tanta gente con diversos acentos, idiomas y lenguajes me transportaron hacia las ciudades europeas y todo su sentido cosmopolita.

Mi gente poco a poco ha desaparecido para darle paso a toda una multitudinaria aculturación y sincretismos ideológicos y sociales. Se puede escuchar por ahí desde tzotzil una lengua local hasta portugués y alemán, sin olvidar el acostumbrado ingles y francés. Ahora ya me doy cuenta que no pertenezco aquí. Que mi historia se ha ido junto con mi partida. La llegada de otras personas han diluido y desaparecido mi memoria.




Los edificios se han vestido con sus mejores galas para recibir a todos los turistas que los vienen a ver. Se iluminan, se regocijan con su pasado y su historia, con sus recuerdos y sus misterios. 

He llegado a mi ciudad como un turista más, ahora los extranjeros que habitan ahí me tratan de convencer de las maravillas de mi ciudad hablándome de sus misterios y de su colorido como si no supieran que conozco mas que ellos sus secretos y sus días, recordando su época oculta, misteriosa y remota.

Recorro cada uno de los espacios como si quisiera encontrar ahí algunos de mis pasos olvidados, de mi pasado y de mis recuerdos. He traído conmigo una cámara fotográfica con la intención de hacer mía esta ciudad y podérmela llevar cuando parta una vez más, y con el oculto secreto de ver si en las fotos puedo vislumbrar algo del simbolismo de mi pasado. 

Me siento en las ramblas de Catalunya, como recorriendo esos espacios inmutables y anicientes que dejan poco a poco entrever que su historia se remonta mas allá de sus simples fachadas, de sus simples recorridos turísticos a través de un autobús que recorre las calles y a través de una grabación te indica que estás visitando y por que es importante.

Mi ciudad ahora ya es cosmopolita, ya se encuentran indígenas que hablan por celular, niños indigenas que ya venden tarjetas telefónicas, restaurantes de cocina francesa, italiana, uruguaya, argentina y por que no, un Mc Donalds, Un Subway y un Burguer King.

También los hay de comida típica chiapaneca, de especialidades mexicanas, churros, elotes y claro está, la mística y la magia del buen café que ya es tradición en la ciudad.


No me queda más pues, que volver a visitar mi ciudad y como habitante antiguo y turista reciente, dejarme llevar por los recuerdos de los días perdidos...

El hombre ausente y la mujer desnuda...




Él, a través de la distancia sueña con ella,
Ella, desnuda frente al espejo se imagina con él.
Él recuerda la humedad de la piel, el rostro de ella.
Ella aún siente el olor de la respiración de él.

Ella llora en silencio y acaricia sus labios para encontrar los de el.
Él acepta la distancia acariciando el suelo para hallar las pisadas de ella.
Ella sueña con volverlo a ver, con volver a estar con el.
Él recorre en sueños los montes, valles, sensaciones y suspiros de ella.

Ella está desnuda sin el, está sola con su ausencia,
El está incompleto, mutilado, vacío  y abatido.
Ella suspira y se resigna, se aferra al silencio.
El se abstrae, se retrae, empequeñece y endurece.

Ella duda, tiembla, se estremece con los fantasmas de la incertidumbre.
El mantiene el paso, acepta y se resigna, permanece.
Ella claudica, se cierra y duda de el.
El no lo sabe, no lo espera, solamente permanece ahí.

Ella se aferra a otro, 
se abraza a una presencia para olvidar la ausencia.
El no lo sabe, no lo espera, 
solamente permanece ahí.

Cuando el llega se da cuenta que las cosas han cambiado,
Ella se ha ido, no lo ha esperado, corre a buscarla y cuando la encuentra,
pregunta: ¿Por que ha sido?.
Ella solo alcanza a responder: Por que tu te has ido...

El bono navideño



- Camioneta gris azulada, oríllese a la orilla... Camioneta deténgase más adelante en el acotamiento...


.  .  .


- Buenas tardes oficial, ¿que pasó?, vengo dentro de los limites de velocidad y manejando bien...

- Joven, sus papeles... Licencia de conducir, tarjeta de circulación y verificación vehicular por que no le veo la calcomanía.

- A ver oficial, permítame tantito... Aquí está la licencia, la tarjeta de circulación y mi comprobante de la verificación...

- Huuuuyyyyy joven... ya se le pasó la verificación vehícular... la debió haber hecho en octubre y estamos en diciembre... Huy mire... la multa es de $3000.00 Lo tendremos que remitir al corralón tendrá que pagar el arrastre de la grúa y como es domingo pues el día de pensión en la delegación, lo que será como unos $5,000 ...

- ¡Híjole oficial! ¿cómo cree?, ¡es un dineral!, y yo que voy de salida hacia la carretera por que me voy de vacaciones... vengo con mi familia. como los voy a bajar ahorita... yo se que no está bien, pero ¿como le hacemos mi poli?...

- ¿Qué pasó joven?, ¿qué no ha visto la gran campaña en contra de la corrupción, que dice no a las mordidas?, ¿usted cree que yo soy corrupto?, claro que no joven, así no.

- ¡Híjole oficial!, es que entiendo que no hice la verificación, pero la verdad es que se me pasó, no sabía que ya se me había pasado la fecha...

- Pues si joven, pero ni modo, lo tendré que remitir al corralón y aplicarle la multa...

- Hay oficial, es que ni modo que baje aquí a mi familia, los niños vienen durmiendo y traigo maletas, ¿qué quiere que haga con ellas...?

- Bueno joven, solo por que veo que viene con una damita y sus niños... ya sabe que estamos en contra de la corrupción... pero pues estamos haciendo la colecta para el bono navideño... El comandante nos mandó a ver si los automovilistas quisieran colaborar un poco, ya ve que con la crisis el gobierno se apretó el cinturón...

- ¡Hay oficial pero por supuesto!, y ¿de cuanto es el bono navideño...?

- Bueno, considerando que su camioneta es de lujo y usted es un ciudadano ejemplar que mañana va a llevar su camioneta a la verificación, pues solamente $1000.00 . ¿cómo la ve?.

- Poli ¿es mucho dinero no...?

- Bueno, lo que pasa es que en el bono navideño están incluidos mi comandante y el jefe de la delegación, y por eso pedimos una contribución mayor... ¿cuanto trae...?

- Bueno oficial, traigo $500.00...

- Oiga, ¿su esposa no traerá más?

- No oficial...

- Bueno, como servicio a las personas que contribuyen con el bono navideño, por su seguridad, lo puedo acompañar al cajero automático más cercano... así puede sacar el dinero del cajero sin preocuparse de los asaltos, ya ve que ultimamente con esto de la navidad, hay más. ¿Qué le parece si lo acompaño...?

- Bueno oficial... ¿y no me hace descuento con mi credencial de estudiante...?

- Ja ja ja... muy buena Joven... pero mire, deme $700 y ahí la dejamos...

- Bueno oficial, ni hablar, aquí esta mi contribución a su bono navideño...

- Pero no enseñe el dinero joven, que van a pensar que esta usted dando una mordida... Mejor póngalo aquí en el reglamento, así parece que se lo estoy enseñando...

- Listo oficial...

- Gracias joven por su contribución... Si lo detienen nuevamente dígale al compañero que ya contribuyó con el bono del Águila... es la clave para que no le vuelvan a cobrar...

- Mil gracias por su ayuda oficial...

- Ándele y váyase con cuidado, que esta zona es medio peligrosa por aquello de los asaltos...


10 Nanocuentos cortos...


El nanocuento está definido como aquella historia que no supere las 150 palabras. Por lo tanto, sería el equivalente a tratar de narrar una película con solamente una fotografía. El gran reto es lograr introducir al lector de forma inmediata en la historia y lograr que a través de su interpretación deduzca toda la historia por lo cual su participación, interpretación e imaginación es determinante para el éxito de la historia. 

Afín a esta época de velocidad y de dinamismo, el nanocuento es pues, una forma de manifestación cultural propia de nuestra era. El nanocuento corto, no va más allá de las 30 palabras, pero busca englobar y hacer más pequeña aún, la historia... espero que el resultado sea, pues, algo excitante para la imaginación...





1. Jazmincito.

...Pero, ¿qué te pasó Jazmincito?

- Me casé doña Angelina... me casé...




2. El adiós

...Entonces ella le soltó la mano lentamente, una lágrima recorrió su mejilla y solo alcanzó a decir:  siempre...






3. La confesión...

...Antes que nada quiero que sepas que a pesar de lo que te voy a decir, te amo y siempre serás muy especial para mi...





4. El matrimonio.

...Después de 75 años de matrimonio, ella no pudo hacer nada más que enterrarle lentamente el cuchillo que él le había dado minutos antes...





5. El anuncio del periódico.

"Cambio o permuto vida liberal por matrimonio estable, no importa que sea usado".





6. La honestidad.

... Pues seré zorra pero decente, no me acuesto con cualquiera, solo con el que me lo pida...





7. La ignorancia o un pequeño cuento erótico.


... Pero Javier, ¿si te hago eso no quedaré embarazada?...




8. La crisis.

-Cuando dijeron crisis no creí que dijeran "que retiemble en su centro la tierra". (una estrofa del himno nacional mexicano).




9.  Los liberales.

-¡Rápido vístete que ya viene mi marido!

- Pero, ¿no me habías dicho que ya lo sabía?.

- Si pero hay que guardar las apariencias por que viene con su amante...


10. La pareja. 

- ¿puedo irme contigo?...

- Tendrás que dejar todo atrás, olvidar todo en 20 segundos...¿estás dispuesta?.

- Si, entonces padre... acepto...


Con esto comienzan los nanocuentos cortos, dependen pues, en todos los casos, de la voluntad del lector para existir...

3 Nanocuentos...(1)


1. La fotografía perfecta.

Era la escena perfecta, la iluminación era lo que él siempre había buscado, una iluminación lateral, lo suficientemente fuerte para definir los contrastes y lo suficientemente suave para reforzar los medios tonos. 

Los contornos se defínian claramente, los volúmenes resaltaban la tridimensionalidad del paisaje. Las nubes se proyectaban claramente contra el azul del cielo. La temperatura de la luz era ideal para poder obtener esa fotografía sin igual. 

Hacía años que se había propuesto encontrar la imagen perfecta que englobara toda su visión, todo lo que él pensaba sobre la realidad y su interpretación, y por fin esa búsqueda había terminado, por fin esa imagen sería la síntesis de su existencia, la imagen que tenía como propósito englobar su totalidad. El infinito compactado en un solo instante fotográfico...

De pronto recordó que ese día había decidido dejar su cámara como consecuencia de su búsqueda infructuosa, como acto de rebeldía por su obsesividad compulsiva... Y ahí estaba su imagen perfecta, su ideal visual y precisamente ese día, había decidido no cargar con la cámara...

Así que no tuvo más remedio que sentarse a admirar ese paisaje y construir una fotografía "mental" y "sensorial", como experiencia única e irrepetible de si mismo la cual no podría compartir con nadie más que consigo mismo ...



2. El niño bonsai...

...Nunca había querido crecer a pesar de ya ser un adulto. Su padre lo había deformado con sus comentarios reprobatorios, lo había convertido en un "niño perfecto" digno de ser admirado. Pero él se había quedado ahí, sin madurar, sin crecer más que lo necesario. 

Recluido en la casa de su madre, tenía miedo de salir y convivir con los demás. Prefería seguir viviendo en donde la seguridad de su entorno conocido lo hacía verse perfecto. Muchas personas iban a admirarlo a través de la ventana. Lo veían ahí vestido impecablemente, todo ordenado y perteneciente a una casa de muñecas en tamaño real. 

Algunas personas le dejaban comida a través de la puerta trasera de la cocina pues poco a poco se había convertido en la atracción del pueblo ya que atraía cada vez más turistas que querían ver al niño bonsai.

Le gustaba que lo observaran, que hubieran personas que lo acompañaran casi todo el día en sus actividades perfectas para saber como vivía, y al final se preguntaban el cómo podía ser tan perfecto.

Hasta que llegó ella... 


 

3. Quiromancia Herética.

...La gitana le tomó la mano izquierda. Lentamente con su dedo comenzó a recorrer cada una de las líneas de la palma de su mano. A cada trazo se estremecía al sentir la excitación y el deseo. No podía entender como podía sentir tanta pasión con la simple caricia de una persona tocando su palma.

Había olvidado ese estado primitivo, sensual, erótico y esa gitana, con la suavidad de su dedo, con la paciencia de conocer el manejo del tiempo y de las lentitudes, lograba disparar sus deseos. Sentía que ardía internamente con una llama que comenzaba desde la palma de su mano y se extendía hasta sus genitales...

No podía articular palabra alguna... estaba enmudecido, y tenía miedo de que si abría la boca dejaría escapar un gemido de placer rompiendo así el estado latente de excitación.

La gitana parecía ensimismada leyendo esa palma con tantas historias por descubrir, se había concentrado tanto en esa palma, en esa historia que apenas y reparó en el sudor que comenzaba a aperlar su superficie.

Estaba a punto de estallar, a punto de alcanzar esa cumbre de placer y no pudo resistirse más, tomó a la gitana, le arrancó la ropa de un tajo, le hizo el amor como nunca lo había hecho, sintió lo que nunca había sentido y despertó a sensaciones que nunca se había imaginado...

Al final le preguntó a la gitana: -¿que hiciste con mi mano que me hiciste arder de placer?-

-Nada- respondió la gitana, -solamente le enseñé lo que es la paciencia mezclada con el deseo-


 


El retorno a los recuerdos...




 En dos semanas tengo planeado ir a mi pueblo, aquél que me vió nacer y crecer. El que me vió partir un día y que sigue esperando mi retorno.

Esa sensación de extrañeza al llegar por la autopista, ver entre las montañas como el valle se va dibujando a la distancia y poco a poco al acercarme se comenzarán a vislumbrar las tejas de las casas y las torres de las iglesias  sintiendo la llegada a mi pasado al llegar a la entrada de la ciudad. 

Recorrer esas calles empedradas, y respirar ese aroma de antaño mezclado con el aire frío que me llegará al rostro como una brisa sutil, como si mi pasado me reconociera y me diera la bienvenida nuevamente.

Ver la fachada de mi casa y tener esa sensación de que en cualquier momento saldrá mi padre y mi madre a recibirme como tantos años atrás. 

El entrar a mi vieja casa, ver los muebles mudos, queriendo aglutinarme de recuerdos olvidados, el aroma de la cocina y los colores deslavados por el tiempo estremecerán mi alma. 

La cocina seguirá siendo la misma, con la mesa del comedor colmada de suspiros, largas platicas, historias románticas, novelas vividas, añorando a mi familia unida cenando tranquilamente frente a la televisión. 

Las cenas llenas de recuerdos y de pasados olvidados. El cuadro seguirá colgado en la pared con la imagen de un bosque anacrónico, como una ventana a otra dimensión a la que quise huir tantas veces siguiendo ese riachuelo que serpenteaba indiferente por ese bosque eterno y contrafactual a mi antigua realidad.

Tal vez lo más impactante será el entrar a mi antigua habitación, como tratando de encontrar ahí a mi hermano que me esperaba para que le contara como me fué, o tal vez mi hermana que me decía que quería que nos tomáramos un café. Un nudo se me hará en la garganta como apelmazando todo ese sentimiento que me golpea de frente cual reproche a mi lejanía y mi indiferencia durante tanto tiempo.


Veré a mi madre que está ahí, como si nunca se hubiera ido, como si la vida se hubiera interrumpido en algún momento y a mi regreso, ésta continuara como si nada hubiera pasado en una conversación interminable y en un discurrir anacrónico.

Las fotografías de mis antepasados me recordarán mi historia, y a los que ya no están. Quizás iré a la sala para ver si puedo ver entre recuerdos y añoranzas aquellas comidas de los domingos y llegarán a mi las risas y las miradas, los aromas y los sentimientos de aquellos que ya partieron de aquí. 

Encenderé las luces para ver si entre la bruma de los recuerdos veo a mi padre y mi madre, a mis hermanos y mis abuelos platicar y discurrir alegremente en esa mesa que ya no se volvió a usar desde que ellos se fueron.

La ventana de mi habitación tendrá esa visión extraña, remota de un "afuera" desde adentro, por el cual se ven las tejas del techo exterior y los grandes árboles del parque de enfrente. "Tengo de vecino a Dios" diré, al tener una iglesia que está al otro lado de la calle con su repicar de campanas como murmullo de los ritos pasados que harán estremecerme...

Los sonidos escondidos reaparecerán, se entremezclarán en los recovecos de la memoria para acentuar la sensación de olvido, de suspiros y melancolía. Mi búsqueda eterna de ese ser que se quedó allí, esa parte de mi que algún día fué y que no volverá.

Un día partí de ahí como un niño que se enfrentaría al mundo cargado únicamente con su voluntad y sus sueños, y ahora regresará un hombre extraño cómo absurda imagen de aquél niño que un día partió y no volverá. Aquel niño ya no está en ese lugar, habitando ese sitio, y  en su lugar se encontrará un hombre extraño y ajeno a esa realidad. 

Como mudo recuerdo de ese pasado encontraré un perrito de peluche en la cabecera de mi cama, el cual nunca se ha ido de ahí a pesar de los años. Como un recuerdo. Como un ser inmutable y estoico que espera que regrese algún día ese niño al que pertenecía. Espera que lo abrace nuevamente para poder dormir otra vez en esa cama en la cual ha estado vigilante durante lustros esperando el ansiado retorno...

Ya no se si queda algo de aquél que se fué, o ahora el que llega puede encontrar algo de lo que fue... Solo se que esa emoción de llegar nuevamente a mi origen me estremece la memoria y los recuerdos...


Los tipos de matrimonio (5)


O, ¡A caray! ¿que pasó aquí?


-¿Qué?... ¿Que estás embarazada? ¿estás loca o qué? ¿cómo se te ocurre embarazarte?...-

Ppp...ee...roo... es que tu me embarazaste...

-¿Yo? ¿pero que te pasa? ¿como sabes que fui yo? de seguro te estás acostando con varios...

- ¿Por qué dudas de mi si solo he estado contigo?... si cuando te conocí era virgen y tu bien sabes que no he estado con nadie más...

- No me mientas, ¿como se que es mio? ¿no será que otro te embarazó y ahora me quieres atrapar? de seguro fué ese fin de semana que no nos vimos...

- ¿Cómo crees Manuel? Contigo es con el único con el que he estado...

- ¿Entonces cómo te embarazaste?... ¡no me digas que fue el espíritu Santo por que no te lo voy a creer!... ¿que acaso no te cuidaste?...

- Si Manuel, me estuve cuidando... siempre llegando a la casa me bañaba bien después de hacer el amor... no se cómo pudo suceder...

- ¡Carajo! ¿cómo puedes estar segura que es mio si yo siempre terminé afuera de ti?  ¿y ahora que vamos a hacer?...

- ¡Hay Manuel! ¿no será esa vez que fuimos a nadar a la alberca del club, no habré quedado embarazada por el agua?¿ no será por esa vez que te hice sexo oral?... ¡no se que pensar!

- Mariana ¿qué le voy a decir a tus papás?, ¿y a los mios?...

- ¡No sé Manuel!. estoy desesperada... el primer mes pensé que estaba retrasada por el cambio de estación, el segundo mes pensé que me estaba retrasando por todo el ejercicio que hacía y por eso me sentía cansada... ahora ya tengo 5 meses y ya se me está notando... ¡¿que hacemos Manuel?!, ¡DIME!...

- No se, no lo se... tendremos que decirle a nuestros papás... ¡nos van a matar!, y yo que ya tenía planes para irme a estudiar la universidad y ahora no se si podré...

- Manuel No seas así, este problema es nuestro, no me puedes dejar así, no te puedes ir... estoy embarazada, ¿que no lo ves?...

- Mariana, tendré que hablar con mis papás... pero primero dile a tu mamá tu para que esté preparada...


----------

Cinco años después...


Ya ves compadre que esta vieja se embarazó, y pues ni modo nos tuvimos que casar... ya no pude estudiar una carrera, mi papá me dio trabajo en su negocio y ahora pues ya no se que hacer, ya mi niño tiene 4 años y la nena 2 y no los puedo dejar... pero afortunadamente Lucinda está ahí para mi, no me pide nada ni me exige nada, es tan apasionada... y no sé si Mariana sepa de Lucinda, espero que no, pero si lo sabe, hace como si no lo supiera... 


_____

Mariana al teléfono...

Si Lupita... que le vamos a hacer... por lo menos vivo bien y me da para comer... problemas tienen todas las familias así que no queda más que aguantar... los niños no se dan cuenta... si, ya se que anda con otra, pero mientras a nosotros no nos falte nada, pues que haga lo que quiera... al fin y al cabo él está casado conmigo... Lucinda siempre será "la otra", su amante, pero esta es su casa... la otra será la casa chica siempre... nomás que no sea descarado y todos tranquilos...

¿Cuál crisis?


Hoy no me he querido levantar. Siento pesado el cuerpo, los ojos apenas y los puedo abrir. Escucho a lo lejos el murmullo de la televisión con un alarmante reporte de la crisis... Que si ha caído nuevamente Wall street, que si se avecina una recesión mundial...

 Y yo con escalofríos que recorren mi cuerpo. titiritando de angustia y de miedo. Sin ganas de salir allá afuera ante tantos desafíos y peligros de seres de mi misma especie.

 Tengo miedo de que me quieran robar, o al menos me pidan algo de dinero. Pero aquí encerrado en estas 4 paredes nada me puede ocurrir, estoy lejos y protegido de la crisis. De la rebelión de los mercados, de los vacíos de poder y de los bombardeos mediáticos que solamente disparan la angustia de los que escuchamos estos reportes...

 Mejor pienso en cómo la estará pasando Paris Hilton, agobiada por tantos millones y sintiendo que el mundo que ha conocido a su alrededor cambia sin que ella sea partícipe, sin que en algún momento haya sufrido una crisis mas que una de identidad...

 ¿Paris Hilton? ¡Bah!, ¡que pueril!, ¡que bajeza!, mejor pensar en las tantas familias que sufrirán el embate del desempleo, de la carestía, de los bombardeos de la mercadotecnia para obligarlos a destinar el poco dinero que tienen para comprar "ese" producto que los hará sentir mejor o por lo menos sentirse un poquito vivos. 

 Hacen sentirme un poquito vivo... ¿Por qué me hacen sentir vivo?...


 Pienso en lo bonitas que son las marcas, Lo bien que visten a los productos, se ven tan lindos sus colores, parecen vestidos, parecen pintados, se ven tan deseables como cabareteras en plena calle y esos nombres tan sofisticados que parecen de la nobleza.

 Gracias a esos hermosos vestidos nos podemos sentir vivos, nos llenan de alegría nuestros días, y nos regalan sus apellidos como si fueran grandes amigos nuestros, amigos influyentes que nos hacen tener más amigos. 

 Nos presentan a otros como nosotros para que nos vistamos con los mismos  colores... ¡qué bonita era esa época antes de esta catástrofe…yo los conocía a todos… ¿y ahora con esta crisis que voy a hacer? ¿ ya no voy a poder comprar esos amigables productitos con sus bellos colores y sus personalidades arrolladoras? ¿con sus hermosos vestidos y sus actitudes seguras y seductoras?, ¿qué pasará conmigo si ahora lo que veo en la tele ya no puede ser mio?

 ¿Que va a ser de mi ahora que ya no puedo salir?, ¿que ya no tengo dinero para que mis amigos de la marca me acompañen día a día? ¿que ya no me hablen?, ¿Como le voy a decir a Mr. Starbucks que ya no lo puedo acompañar con un café? me encantaba que me hablara por mi nombre y me hiciera sentir que estaba en otro país y ahora ya no podré más...

 ¿Y el Sr. McDonalds?, ya no me hablará ni me dará sonrisas con las cajitas felices... que lindo el payasito... Ronald... Si... Ronald, por cierto...como ha bajado de peso...nunca lo he visto hacer ejercicio... pero no importa... es Genial, se ve tan bien con esa figura, en ese overall amarillo todo flojo, casual dirían por ahí... Lástima que tendré que dejar de visitarlo como lo hacía antes… extrañaré su nariz roja, los juguetes regalados...


El capitán KFC, genial, siempre pensando en mi, con su receta secreta de 7 especies...y mi super combo con una Pepsi...ya no podré estar con él...

 Extrañaré los colores... ahhh... los sabores... esos aromas, de grasa... de café... 

Lo bueno es que aquí en estas 4 paredes no pasa nada... Aquí nadie me ve, nadie me escucha, estoy abajo de mis cobijas sin que Mr. Starbucks y el Sr. McDonalds o el capitán KFC sepan que fué de mi. Yo los extrañaré, ellos a mi no...

Extrañar... cuantas cosas voy a extrañar...

Que hermoso era sentir que con una tarjetita podía hacerme de muchas cosas... podía comprar a mis amigos que brillaban ante mi paso por las tiendas con sus relucientes vestidos... Me coqueteaban, me sonreían, trataban de seducirme y yo no podía resistirme... no importaba, ahí estaba esa tarjetita de plástico que se deslizaba suavemente, libremente por ese carril y yo feliz, estampaba solamente mi firma en ese papelito, como un contrato nupcial entre mi nuevo amigo y yo...

 Y ahora... esa tarjeta ya no se desliza, ya no hay más contratos matrimoniales. Mis amigos me han abandonado, ya no me quieren ver, ya no quieren saber nada de mi...Yo los extraño, los ansío, pero ellos, me han dado la espalda y se han vuelto materialistas, ahora se van y brillan con otros, seducen a otros, y yo... aquí sin poderme mover... solamente los extraño...

 En esta soledad, en este silencio ya no se quien soy, ya no tengo esas hermosas marcas que me vestían y me hacían ser alguien... ahora no se que hacer…

 No importa… nada importa… aquí, bajo mis cobijas, encerrado en estas 4 paredes, nadie de mis amigos extrañará mi ausencia… hasta que pueda nuevamente volver a coquetearles con una nueva tarjeta y sentirme acompañado otra vez...

Maldita crisis... mientras tanto me has hecho perder mi identidad...

Los tipos de profesores...

Durante 16 años de docencia y mis 29 años de estudio he tenido profesores de todo tipo por lo que después de tanto tiempo he decidido hacer una clasificación de los profesores.



1. El profesor "Matemático".

Para él, todo se explica desde la ciencia, por lo tanto, si te falta una décima para aprobar el curso, pues, te falta una décima, por lo que no apruebas. Es imposible negociar con él, pues los números no mienten.

2. El profesor "filosófico".

Para este profesor, todo es filosofía y se la pasa divagando entre la existencia y la no existencia, es factible que destine tres clases a tratar de explicar que la nada es nada por lo que no puede definirse, pues si se define deja de ser "nada" y se convierte en "algo".

3. El profesor "barco".

Es aquel profesor que ayuda a los alumnos, pero existen diferentes tipos.
a) kayak: el que solo "aprueba" a un alumno.
b) Lancha de salvamento: el que solo ayuda a los que van reprobados.
c) Crucero "quinceañeras a bordo": El que solo ayuda a las alumnas.
d) Titanic: el que tarde o temprano, por estar aprobando a todos los alumnos, va a hundirse.

4. El profesor "Termoformado".

Es aquel profesor que siempre está coqueteando con las alumnas.

5. El profesor "sofista".

El que todo lo sabe y si no lo sabe, pues lo inventa. Pero por ningun motivo se le puede ganar en ninguna discusión. Ni tampoco puede aceptar que se equivocó o que no sabe algo.

6. El profesor "renegado".

Es el típico profesor que está en contra del sistema de la escuela en donde imparte clases, lo critica a toda hora y cada que puede inflinge las reglas para demostrar lo falible que es el sistema.

7. El profesor "abnegado".

Es el profesor que no tuvo otra opción más que el de dar clases. No es brillante, ni tampoco dedicado, al fin y al cabo, así le tocó.

8. El profesor "Maximus":

Es aquel profesor que tiene maestrias y doctorados, por lo que los alumnos son muy ignorantes para entender lo que él sabe, por lo que nunca explica bien argumentando que no le entenderían.

9. El profesor "amigou".

Es aquel profesor que no es profesor, es amigo, demasiado amigo de los alumnos, tanto que va los fines de semana a las fiestas y reuniones con ellos, se comporta igual y todos son sus "amigos".

10. El profesor "Valium".

Es un especialista en relajarte tanto en clases con su voz monótona, que comienzas a cabecear hasta dormirte de lo aburrido de su clase.

11. El profesor "Chiflado".

Es aquel profesor que quedó tan impresionado por la película de "la sociedad de los poetas muertos" que quiere imitarlo y a través de sus "chifladuras" quiere motivar a los alumnos.

12. El profesor "Aspirante".

Es la primera vez que da clases, se esmera en cada clase, le pide a los alumnos que participen, y al final, todos hacen lo que quieren por que no controla al grupo por querer quedar bien.

13. El profesor "suspirante".

Es un profesor mayor, cascarrabias que siempre se queja de que los alumnos de antes eran más obedientes y mejores, suspira por el pasado y "los buenos tiempos".

14. El profesor "Digital":

Todo, todo su curso está en internet, los exámenes son on-line, las tareas a través de e-mail y las presentaciones deben ser en Power point.

15. El profesor "virtual":

Por que casi nunca va a dar clases...

16. El profesor "destructor":

Siempre comienza su clase con esta frase: "Olviden todo lo que saben".

17. El profesor "Modelo".

Durante toda la clase se la pasa "modelando" a los alumnos con poses y actitudes dignas de un desfile de modas.

18. El profesor "inventor":

Desconoce del tema, por lo que tiende a inventar las cosas, puede inventar términos, o teorías, y tal vez hasta datos para disimular que no sabe del tema.

19. El profesor "del club":

Parece ser que solamente le da clases a un pequeño grupo de alumnos que se distinguen por ser sus "amigos", por lo que los demás alumnos no importan.

20. El profesor "impredecible":

Es aquel profesor que no se sabe como va a calificar, o como calificò, el hecho es que solo el sabe los criterios de evaluaciòn.

Hay muchas mas definiciones de profesores, por lo pronto estos son algunos que pueden aplicarse tanto a hombres como a mujeres...

Sobre la globalización...

Últimamente he venido escuchando sobre la globalización, que si la crisis es producto de la globalización y que es un síntoma mundial. Pero mi pregunta es ¿a mi de que demonios me sirve la globalización?... bueno, en realidad es algo que no entiendo, así que vamos por partes.

 

1. Se habla mucho de la globalización, pero en realidad el mundo siempre ha sido globalizado, es decir, los romanos y su expansión hicieron o forjaron un aspecto globalizador... bueno, al menos para ellos. Lo mismo pasó con los italianos en el renacimiento y las rutas comerciales con oriente... y los ingleses con sus flotas navales... o los españoles con la nueva España... ¿entonces? ¿por que se habla de globalización cuando es algo que siempre ha sucedido?... por eso repito, ¿globalización para quién?...

 

2. A mi no me ha beneficiado en nada la globalización... bueno, he tenido que aprender inglés para poder leer las páginas de internet en ese idioma, y claro, ya puedo comprar una Ipod, algo que tal vez hubiera tenido que encargar a alguien que fuera a Estados Unidos para que me la trajera. Pero tratando de ahondar un poco más en el tema, ¿de que me sirve la globalización a mi que soy un simple mortal y no me "apellido" McDonald, Microsoft, Mac, o Walmart?

 

No lo se, algunos me dirán que los mercados de abren y que existe el libre comercio, bueno, eso no es novedoso, ya el liberalismo económico se daba en Francia en 1751 con el famosisimo "Laissez faire laissez passare". Entonces, ¿en que me beneficia?, ¿en que ahora ya puedo comprar hamburguesas de Mc Donalds?, ¿Un café de Starbucks?, ¿un chocolate Snickers?

 

En realidad, aparentemente la globalización se está dando para unos cuantos países, en donde están derribando las fronteras proteccionistas de  países más débiles económicamente hablando, para así  poder comercializar sus productos y servicios de manera adecuada sin ninguna restricción…

 

En fin, a mi en esta pequeña ciudad, no me importa, pero tomo conciencia de nuestro principio de “Aldea global” cuando veo que gracias a esa “globalización” se están perdiendo trabajos en mi país, cuando veo que el dinero ha dejado de rendir o que el costo de vida comienza a incrementarse gracias a unos "gringuitos" expertos en aplicar las técnicas ilusionistas de David Copperfield a bonos hipotecarios riesgosos y especular con ellos hasta tronar la economía mundial debido a su voracidad.

 

3. Me frustro al ver que cada día gracias a esa “globalización” vemos más programas de TV en donde veo productos y servicios que no se me habrían ocurrido o me servirían, pero ahora gracias a su insistente “persuasión” ya quiero uno… Algo así como el síndrome del IPhone… Digo. ¿Un teléfono que tiene GPS? Necesitaría estar muy perdido en mi ciudad para necesitarlo, claro, es para cuando vaya de viaje a algún lugar que no conozca, ¿Poder ver películas?¿cuándo ves una película a través de tu iPhone?¿Cuando viajas? (¿? esas son unas de las tantas cosas que casi nunca te sirven pero que "debes" tener por si algún dia lo necesitas), ¿Poder ver el comportamiento de la bolsa? No tengo acciones, ¿estar en contacto on line? ¿y cuando tengo tiempo para mi y la vida si mi vida se reduce a estar pendiente del IPhone o Blackberry?. ¿La cámara de fotos, notas, música? ¿a caso mi vida y mi historia puede ser compactada y resumida en un iPhone?...

 

Creo que mi vida va más allá de un simple dispositivo digital, va más allá de una necesidad de sentirme que pertenezco a un mundo digital o “Globalizado”, a final de cuentas el mundo siempre ha sido global y yo siempre he pertenecido a él independientemente de cómo me vincule con el entorno…

 

Entonces, ¿En qué me ayuda la globalización? Si el mundo siempre ha sido globalizado, y yo desde que recuerde pertenezco a él y mi vida va mucho más allá de los 16 GB de un iPhone o 120 GB de un iPod Classic. O definitivamente es más conveniente aludir a mi ansiedad existencial para no sentirme aislado de “la globalización” y así alicientar mi consumo de esos productos “globales”?...

 

Me suena sospechoso…