El hombre ausente y la mujer desnuda...




Él, a través de la distancia sueña con ella,
Ella, desnuda frente al espejo se imagina con él.
Él recuerda la humedad de la piel, el rostro de ella.
Ella aún siente el olor de la respiración de él.

Ella llora en silencio y acaricia sus labios para encontrar los de el.
Él acepta la distancia acariciando el suelo para hallar las pisadas de ella.
Ella sueña con volverlo a ver, con volver a estar con el.
Él recorre en sueños los montes, valles, sensaciones y suspiros de ella.

Ella está desnuda sin el, está sola con su ausencia,
El está incompleto, mutilado, vacío  y abatido.
Ella suspira y se resigna, se aferra al silencio.
El se abstrae, se retrae, empequeñece y endurece.

Ella duda, tiembla, se estremece con los fantasmas de la incertidumbre.
El mantiene el paso, acepta y se resigna, permanece.
Ella claudica, se cierra y duda de el.
El no lo sabe, no lo espera, solamente permanece ahí.

Ella se aferra a otro, 
se abraza a una presencia para olvidar la ausencia.
El no lo sabe, no lo espera, 
solamente permanece ahí.

Cuando el llega se da cuenta que las cosas han cambiado,
Ella se ha ido, no lo ha esperado, corre a buscarla y cuando la encuentra,
pregunta: ¿Por que ha sido?.
Ella solo alcanza a responder: Por que tu te has ido...

No hay comentarios: