Sobre la fotografía...



La fotografía es conflictiva, sobre todo cuando llega a permear en tu vida. Ahora ante una disyuntiva, no queda más remedio que dejar que las cosas tomen su curso. 

Durante años la fotografía ha formado parte de mi vida, primero como una historia vieja de mi abuela que al tratar de tener ingresos extra por la carencia económica en la que vivía intentó tener un estudio fotográfico, mismo que nunca prosperó, no se por qué, pero no prosperó y lo lamento.

A mi abuela nunca la conocí, más bien solamente me encontré por ahí entre sus cosas arrumbadas y olvidadas dos cámaras viejas y una ampliadora que dejaba mucho que desear. 

Nunca le presté atención, solamente veía ahí las 2 cámaras, arrumbadas, viejas con sus prismas que en algún momento llegué a quitar por pensar que las lupas serían algo para mí valioso echando a perder las cámaras. Mi padre molesto guardó silencio, pero para mí fue una revelación. 

Después en la universidad como ser anodino encontré algo de significado en la captura de la imagen, al sentir que no tenía nada, encontré a través de la cámara fotográfica la esencia misma de lo que hacia, tal vez algo de valía, quizás algo de significado, el hecho está en que encontré mucho más de lo que buscaba al observar el mundo a través del lente.

Encontré una visión acotada a mi propia voluntad, a mi propio albedrío, encontré el poder de decidir en qué momento podía detener el tiempo para hacerlo mío. Sentí el poder del disparador, la complejidad del manejo de la luz y todo su lenguaje místico cual alquimia se tratara.

Descubrí que existen diferentes ópticas para observar lo mismo, mil interpretaciones y explicaciones de la realidad.  Encontré personas afines a mis inquietudes, a mis intereses,  otras más afines a la cámara y a mi visión mas que a mi persona. Y al final me he encontrado con un camino que he recorrido y que ahora al tratar de desandarlo me doy cuenta que está vacío.

Ahora quiero comenzar un nuevo camino fotográfico, no se hacia donde dirigirme, si capturar la realidad que me contiene sin alteración alguna o tratar de captar mi propia visión del mundo. 

La disyuntiva entre una realidad real y una realidad alterna me comprime, me apabulla y me cuestiona, giran en mi cabeza preguntas como: ¿cual es mi visión del mundo?, ¿mi realidad es real o es mi propia interpretación del mundo que me rodea?, ¿la realidad puede ser abstraída en una sola imagen o en una infinidad de instantes?, ¿Tengo una propia visión del mundo o es esa visión que la cultura se ha encargado de forjar en mi memoria?, ¿que tan libre soy para observar y capturar el mundo?

Tal vez me he dejado llevar por el racionalismo, o el materialismo, tal vez debería dejar fluir el disparador, el instante preciso y luego hacer la retrospectiva de mi trabajo, para ver si es posible encontrar algo que decir a los demás.

No hay comentarios: