Carta a una pequeña mariposa...


Querida mariposa:

El tiempo se arrastra lentamente pero va dejando esas huellas indelebles que se llaman recuerdos como si fueran los clavos en la cruz que todos debemos cargar o por lo menos aparentar que cargamos para no desentonar con la realidad.

Si bien los recuerdos son aquello que nos hace tener sentido, pueden ser tan fuertes que nos pueden mantener atados a una historia que ya ha pasado y ha dejado de existir pero nos empecinamos en revivir con la furia de Romeo al ver a Julieta muerta y aunque esperemos en el sepulcro durante 3 días para ser partícipes de la resurrección de esos recuerdos, no habrá resucitado ni milagro alguno.

Nos empecinamos en seguir cuidando el sepulcro de las historias, como si ésto nos diera el sentido de nuestra existencia, como si quisiéramos no movernos con la idea de no perdernos detalle de nuestro pasado y nuestra existencia, sin darnos cuenta que el tiempo sigue pasando con su inexorable lentitud y cadencia.

Los recuerdos son buenos, pero cuando son eso: recuerdos que deben permanecer en lo más recóndito de nuestra memoria y no una forma de sentido en nuestro ahora. Lo pasado ha quedado ahí, en el pasado, lejos del presente, y sin sentido en el futuro. Si bien el pasado nos conforma, el presente nos dirige hacia el sueño del futuro. 

Los espíritus viejos tienden a arrastrarse en la historia, por eso son viejos, por que conocen el devenir de las historias y el tiempo, pero esos espíritus deben ser como las mariposas, volar grácilmente sobre los recuerdos, posarse en alguno que otro de forma aleatoria sin detenerse demasiado tiempo en cada uno para no distraerse de su liviandad y su ligereza. 

Los espíritus viejos pues, deben volar lejos de los recuerdos, retozando entre ellos pero sin pertenecer a ninguno, sin aferrarse a ninguno. Solamente ser y disfrutar ese vuelo instantáneo y efímero como si fuera la primera vez que se descubre la realidad...

Y eso eres tu mi querida mariposa, un espíritu viejo que debe volar entre sus recuerdos de forma grácil y seguir adelante sin detenerse en ninguno...

Elo...

No hay comentarios: