Mirándola dormir...

Hace tanto tiempo que no te veo dormir, ni admiro tu figura que se esconde tras las sábanas. Hace tanto tiempo que no observo tu cabello recogido que descansa lánguidamente sobre la almohada como queriendo reptar y enredarme en él para nunca más escapar.


Ver tus ojos cerrados, como ocultando los sueños que nos han construido, como cerrando la mirada al mundo exterior para disfrutar el mundo interior de los sueños y las ideas. No se si piensas en mi y ocupo un pequeño espacio en tus recuerdos o en tus ideales. Me entretengo en contar tus pestañas, como si quisiera cobijarme con ellas, y verlas parpadear cada vez que te sorprendo.


Escalar tu nariz con mis caricias, como cumbre inalcanzable, inexpugnable, que se estremece cuando siente mi respiración. Ver como entra el aire de forma lenta, pausada, se aloja en tus pulmones inhundándolos de suspiros, se detiene, juguetea y luego lo expulsas lentamente como queriéndolo retener por siempre, hasta quedar vacía, para luego volver a aspirar ese aire que disfruta tu sutil jugueteo.


Luego me detengo en tu boca, húmeda y entreabierta, me dan ganas de besarte, de perderme en tus labios al ritmo de tu respiración, sentir la suavidad de tu piel, las curvaturas de tus besos, tu lengua revoloteando y jugueteando con la mía alegremente como dos viejas amigas que no se han visto en años.


Veo tu pecho que se mueve candenciosamente con cada respiración, que sube y baja como queriendo alcanzar las estrellas, como si se hinchara de orgullo por existir, por estar ahí, por ser admirado de forma silenciosa por mí.


Tu rostro completo, en su totalidad, su completitud, me veo reflejado en él, como si ambos rostros hubieran sido hechos por el mismo creador. Y así sigo disfrutando el verte dormir...

1 comentario:

azulblue dijo...

Buenos días Elo, que bien que cumplas tus promesas porque iba a estar muy triste si pasaba el fin de semana y no publicabas algo nuevo...pero ¿Es nuevo? siento que lo escribiste hace mucho o ¿Me equivoco? Saludos, yo mera.