El grafitti, o la hipotética entrevista a Martín Penagos alias "burla"



Las paredes urbanas, pintadas con aerosol, rayadas con letras abstraidas y abultadas con palabras ininteligibles, con señales y símbolos llamadas taggas...


¿Por qué Martín?, ¿por qué pintas paredes?...


- Las pinto para expresarme y hablar de mi...


¿pintas paredes para hablar de ti? ¿no puedes platicar mejor?


- No lo entiendes porque no eres de la banda, debes vivir la banda para entender el graffitti. El graffitti es una forma de expresión urbana, vivimos como tribus urbanas, como grupos relegados y necesitamos espacios públicos para expresarnos.


Bueno, ¿y no sería más fácil en un lienzo?, ¿en un poster o una cartulina?.


- Ya ves como no entiendes a la banda... Nosotros somos una tribu urbana, nadie nos conoce, a nadie le interesa conocernos, vivimos en las orillas de las ciudades, en lugares perdidos o en colonias acomodadas, nuestros espacios comprimidos nos obligan a salir y vivir en las calles, buscar formas de hacer notar nuestra presencia. Nos adueñamos de la calle que es nuestro espacio, nuestro sitio, es lo que conocemos y es donde demostramos nuestra libertad. Podemos ser cualquiera, no importa el nivel social, no importa nuestra condición. El grafitti es expresión cultural propia de cada sociedad.


Pero, ¿demuestran su libertad pintando las propiedades de otros?.


Para nosotros las paredes que dan hacia la calle son espacios públicos, no tienen dueño, como las banquetas y las calles, es como decir que vas a un bosque y no puedes tocar las cortezas de los árboles por que son de alguien. Nosotros tenemos una visión distinta de la calle pues la calle es un espacio público que cualquiera puede habitar, transitar y hacer suyo. Puedes sentarte libremente en una banca del parque, no es de nadie, cualquiera puede sentarse ahí. Lo mismo son las paredes, son nuestros lienzos...


¿Por qué no hablan con el municipio para que les brinde los espacios necesarios para poder hacer su arte?


- ¿el municipio? ¿al gobierno? a ellos no les importamos, no representamos nada, desafortunadamente estamos en un sistema democrático en donde se hace lo que la mayoría quiere no lo que realmente se necesita, los grafiteros somos minoría relegada, existen minorías influyentes como los empresarios, pero nosotros no, el gobierno no nos acepta, nos persigue, nos amenaza, nos intimida... y solamente por no entender nuestra protesta.


¿Entonces es una forma de protesta social?


Así es nuestra forma de manifestar nuestra inconformidad, nuestra protesta social, al igual que nuestra identidad como cualquier otro grupo, sea Punk, metalero, emo, dark... al igual que las minorías. La gente nos rechaza, estamos unidos por la identidad de barrio y la forma de vestir, ¿por que nos juzgan? somos igual que todos, simplemente retamos y cuestionamos a la sociedad, nos confrontamos, ¿es eso tan malo?


¿Y crees entonces que la gente debería aceptarte y aceptar que pintes las paredes?


- No espero que me acepten ni que lo entiendan, simple y sencillamente hay chavos que pasean en autos lujosos y ropa cara para darse a conocer, yo no puedo, por eso me manifiesto de una manera distinta... Una vez estaba pintando un grafitti en una pared, pasó un auto y me gritaron; "por qué mejor no te pintas las nalgas"... no me las pinto por que esa no sería una forma de expresión ni de protesta, pinto por que reto y me arriesgo, pinto por que me siento libre...



Pero ¿y la libertad de los demás y el respeto a la propiedad privada?


- La sociedad no se ha dado cuenta que la comunidad es dinámica y cambiante, la gente quiere que todo sea bonito e ideal, una postura materialista, no acepta que hay diferentes maneras de pensar y expresarse, creen que la pintura es solo para los museos y los lienzos y no puede surgir de los lugares más casuales y sencillos: los espacios urbanos. Ya quisiera cualquier pintor tener una obra en espacios urbanos en donde cualquiera pudiera verlos y no estar recluidos en un museo. Pero el gobierno se deslinda de su responsabilidad social, de su papel de procurador de bienestar de la población y solo atiende a las personas con las que tiene compromisos políticos adquiridos, Si el gobierno fuera tolerante, aceptara las diferencias sociales y buscara en consecuencia procurar esos espacios para manifestarnos, las cosas serían diferentes... si... serían diferentes...




In memoriam:


Martín Penagos, La "burla" falleció en mayo 2009 en manos de un guardia de seguridad que le disparó dos veces cuando éste realizaba un grafitti en el Hotel Maya Quetzal en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México a la edad de 16 años.

1 comentario:

Leija dijo...

La verdad no estoy de acuerdo en que se hagan grafittis en lugares que tienen dueño, pero creo que tampoco se vale quitarle la vida a un niño sólo por eso cuando hay otro tipo de delincuencia y la pasan desapercibida. Qué lástima y pues que en paz descanse