El poder de la palabra...

Me han dicho que una palabra puede definir las cosas, que una palabra es la que puede identificarme y evocar mi esencia. Los antiguos judios creían que existía la palabra perfecta, el nombre de dios evocado, silencioso, poderoso. Esa palabra que se puede decir son voz y con solo el pensamiento puede desembocar en la contundencia del individuo y su totalidad.

¿que pudiera entonces ser esa palabra? ¿quién la podría invocar? Quizás la palabra te la otorgan tus padres al nombrarte de cierta manera, tu nombre comienza con ser esa palabra que te define, te identifica y te separa de los demás. Es tu nombre el que permite que los demás te hablen, se dirijan a ti y descubras el poder de la palabra.

Luego entonces ¿es acaso el nombre esa palabra que te define? ¿que te contiene?. Quizás comienza así, labrándote, forjandote una personalidad. Librando esa batalla por tu espacio en el mundo. Luego descubres el poder del lenguaje, articulas discursos, diatribas, odas. Y entonces el poder de la palabra va más allá de tu nombre, entonces, luchas, buscas, defines y determinas. Llegas a la palabra perfecta, la síntesis de tu esencia. Tu palabra poderosa.

Los monjes budistas dirán que es tu mantra, la llave de tu esencia, la palabra firme y evocada, el silencio absoluto a través del sonido que la define. Esa es tu palabra, tu secreto y destino.

¿llegarás algún día a esa palabra? ¿a ese sonido perfecto que podría hacerte reverberar sincrónicamente con el mundo? ¿a oscilar en perpetuo y eterno movimiento? ¿podrás entonces entonar tu cántico de manera poética para darle vida a tu esencia?

El mundo comienza con las palabras, con ese intercambio simbólico de abstracciones sobreentendidas, con la comprensión de las ideas y de los pensamientos. Así, la humanidad comienza con el lenguaje, por ende, la palabra existe como definición de las esencias de las cosas. ¿cual es entonces esa palabra que te define? ¿que te contiene? ¿podrá esa palabra articular tu esencia con el mundo?

¿quién tendría el privilegio de saber esa palabra?¿de evocarla?¿de evocarte? ¿disparar tu esencia, profundizar en tu significado, ahondar en el mar de tus secretos?.

Quizás las palabras son solo eso... Palabras.

No hay comentarios: