Mutaciones y palabras

Las letras se me escurren de entre las manos, los discursos deciden callar y la musa ha comenzado con su indiferencia ante los hechos. Necesito escribir, necesito decir tantas cosas y con pocas palabras. Parece ser que los fantasmas han decidido abandonarme y me he quedado sin voz. ¿quien extrañará pues esta ausencia? ¿este silencio de mis palabras, mis historias, mi prosa?

¿Habrá entonces alguien que permanezca, que extrañe y decida pues seguir leyendo? Lejos está esa época de historias fluidas, de mensajes ocultos, de la simple liviandad por la escritura. Esta tercer mutación me ha dejado paralizado, seco y ausente. Triste y melancólico.

Necesito avanzar, llevar a un lugar más allá mis palabras, algo más que entretener. Algún mensaje que dejar. Ahora estudio "Análisis del discurso" y "aproximaciones al hecho literario" son ambas mis cadenas, me critico, me juzgo con bases y con elementos, me culpo, me reprimo, me abstengo de seguir escribiendo pues ahora se como se debe escribir, como se deben construir las palabras y los sueños. Ahora me he quedado impávido ante esa realidad que me contiene y que me obliga a esforzarme más.

Extraño mis palabras, extraño el revisar los contadores para ver que un lector más ha accesado a mi página y ha leido mis palabras. Ahora necesito más que nunca a aquellos que creen en mis palabras, necesito de su aliento y de su ánimo para poder seguir...

No hay comentarios: