La cripta...

El tiempo se detuvo.


Las cosas dejaron de moverse y de fluir.


Parecía que todo se había comprimido en una imagen como las que detienen las cámaras fotográficas que logran perpetuar un instante y entre más se aleja ese instante del presente más intenso es el vínculo emocional.


Ese vínculo melancólico y de añoranza por el pasado.


Ese instante se congeló y se convirtió en perpetuidad.


Había acudido, junto con mi padre, a la cripta familiar. Era una cripta pintada de color blanco. Las paredes mostraban signos de humedad y del paso del tiempo. Las telarañas en el techo. El crujido de la puerta al abrirse lentamente y ese aroma rancio lleno de olvido.


Luego, abría las ventanas para que un halo de vida se colara por ahí y pudiéramos ver. Se percibía en las paredas las lápidas con una inscripción que decía un nombre y dos fechas. Luego, se acompañaban de palabras como: "perpetuidad. ", "en recuerdo de sus preciados hijos". "Descanse en paz".


Me ponía a quitar las flores marchitas de todos los floreros al lado de una mesa de piedra en donde había una imagen religiosa. Algunas flores más recientes que otras. Pero al fin y al cabo, marchitas.


Mi padre luego me pedía que me hiciera a un lado, y del piso levantaba dos pesadas puertas a manera de entrada al fondo de la crípta. Parecía un pasadizo secreto. La puerta de entrada al más allá.


Subía ese aroma a rancio, guardado, recuerdos, olvidos y silencios. El crujir de las puertas al abrirse y el golpeteo de las aldabas al abrirse las puertas aún resuenan en mi memoria. Mi padre tomaba una pequeña escalera de detrás de la puerta y la colocaba al borde de la entrada para poder bajar.


Ahí estaba mi abuela enterrada.


Bajaba junto con mi padre a ese lugar sombrío, frio y húmedo.


Para mi era como un desafío a los vivos, un reto a los muertos. Acceder a ese portal del más allá. No se si mi padre lo percibía así. Pero él iba a ver a su madre.


Mi padre tomaba una escoba y barría el polvo que se había acumulado en el piso. Luego tomaba el recogedor y quitaba toda la tierra que había quedado. Sacaba el recogedor por las escaleras y lo iba a tirar fuera de la cripta. Yo mientras tanto me quedaba solo con mis raices y mis ancestros.


A veces limpiaba los floreros, otras veces bajaba algunas piedras y las acomodaba en el piso imaginando que las ofrendaba a mis familiares que yacían ahí. Especialmente a mi abuela.



-¿Papá?


- Dime Pacolin. (Así me llamaba mi padre)


-¿Que significa "perpetuidad"?


- Que es para siempre... Que perpetuamente estaremos en deuda con ellos y con nuestras raíces.


.............................................................


-¿Papá?


- Dime hijo.


- ¿quiere decir entonces que estas personas estarán aquí por siempre?, ¿perpetuamente?


- Bueno, están y no están, aquí están sus cuerpos pero su mente o su espíritu está con nosotros siempre, solo hay que pensar en ellos y volverán.


- ¿como si fueran fantasmas?


- Jajaja... no hijo, como nuestras raíces, tu eres parte de ese pasado, eres consecuencia de todos ellos, no partiste de cero, sino que eres la consecuencia y ellos son el orígen, en algún momento de nuestro linaje alguien comenzó con esta historia que ahora representas tu y que en algún momento continuará con tus hijos y tus nietos...


- ¿entonces mis antepasados importan?


- Claro hijo, son los que nos conforman y nos dan sentido a través del tiempo, por eso es importante honrarlos y venerarlos a pesar de lo que hayan sido en vida... Forman parte de nuestra historia personal, por eso es importante reconocer nuestro origen por que forman parte de nosotros mismos.


.................................................


-¿Papá?


-¿que pasó chaparro?


- ¿y quienes conforman los antepasados?


- Las personas que de una o de otra manera influyeron en tu vida, no es cuestión de biología, es cuestión de principios y de bases, de valores familiares. Aquellos que se distinguieron en tu pasado y que consideres que contribuyeron en lo que hoy eres.


Tu decides...


..................................................



¿Papá?...


¿Papá?...


¿Papá?... Ahora que has muerto y yaces en esta cripta, ya formas parte de mis antepasados.


Ahora dime, ¿como puedo honrarte?...


No hay comentarios: