El reencuentro

Ella abordó ese avión con la incertidumbre de lo que ocurriría. Había decidido subirse a ese aparato con la idea de encontrarse con él. Hacía tanto tiempo que no le veía que su estómago le daba tirones desde lo más profundo como para reclamarle la angustia que sentía de saber si él estaría ahí esperándola. Había dejado todo para reencontrarse con él.

Suspiró hondamente. Trató de distraerse con la revista de la aerolínea. Sus manos sudaban copiosamente. Tenía la mirada ansiosa, los ojos bien abiertos. Tendría que soportar el vuelo de 4 horas hasta llegar a su destino para encontrarse con él.

Hacía 22 años que no se veían.

Eran apenas un recuerdo de su adolescencia cuando se dejaron de ver. Ella había tenido que partir. Dejar todo atrás. Entre las cosas que tuvo que dejar fue a su primer amor. Con el que ahora se reencontraría en poco tiempo.

¿Qué le diría? ¿como sería encontrarlo después de 22 años de no verlo? ¿seguiría siendo tan atractivo como antes?¿le temblarían las piernas incontrolablemente y su nerviosismo sería evidente?
"el tiempo no pasa pero que chinga te acomoda". Se sentía como una adolescente nuevamente. Con esa ilusión inocente de encontrarse.

Recordó esa ocasión en que él pasó por ella en su auto por primera vez. La sonrisa extraña de su mamá al despedirla en la puerta y su sentencia de "pórtate bien y cuídate" pareció más que una frase trivial era una forma de comprender que su hija ya no era una niña y que comenzaba su largo proceso para convertirse en mujer.

El venía vestido elegante pero casual, ella también. No quería parecer que tenía demasiado interés en él. Solo lo necesario.

Subió a ese auto. Sonaba "Every Breath you take" de The Police. Era la canción de moda. -La tarareó. Cerró los ojos tratando de seguir evocando ese instante con el que soñaba.-

Lo saludó rápidamente con un beso en la mejilla. Se acomodó en el asiento y dejó que él hundiera el acelerador a fondo para salir de ahí a toda velocidad con dirección desconocida. Aún tenía esa sensación del viento en su rostro a causa de la velocidad.

Él la veía de reojo, quizás por tratar de verse desinteresado, tal vez para no quitar los ojos del camino.

Llegaron a un pequeño café. La luz tenue acentuaba su cariz romántico. Se sentaron lo suficientemente juntos para sentirse próximos. Ella ansiaba que le tomara la mano, la viera a los ojos y le dijera que fuera su novia. Apenas y se daba cuenta que él se debatía entre el valor y la cobardía. No sabía como decirle que ansiaba besarla en ese momento.

Llegó el mesero. ordenaron dos cafés capuccinos. Siguieron con la plática trivial de los amigos, los permisos y la escuela. El tiempo pasaba. Ella pronto tendría que regresar a casa y él no se animaba a decirle que fuera su novia.

-Sonrió- En la música del avión sonaba "Every Breath you take" con una versión de Glee. -Peor hubiera sido no escucharla, es el destino. -pensó-

Por fin, ella se quedó callada. Le observó. Él no supo que decir. Solo se quedó absorto viendo los labios de ella que se abrían lentamente como una invitación a ser besados. Lentamente se aproximaron hasta rozarse suavemente. Los ojos cerrados, los labios húmedos y ansiosos que tímidamente se iniciaban en el arte del amor.

-Disculpe, ¿quiere pollo o carne?- Era la aeromoza que la sacó de sus recuerdos.

-Pollo por favor-

Su cuerpo se volvió a estremecer con ese recuerdo. -22 años después ya no bastaría un beso- pensó. Quizás era lo que más pavor le daba. ¿que sucedería al estar frente a él? ¿volvería a existir esa electricidad? ¿esa química que quemaba la piel?

Tendría que averiguarlo cuando llegara a su destino. Faltaban 3 horas para llegar.

El regreso...

Anduve ausente. No fue por falta de interés. Es por que estuve ocupado en la publicación de mi primer novela. Al fin lo he conseguido. He logrado pues vencer todos los obstáculos y dicha obra está prácticamente en impresión.
Ha sido un viaje, un parto doloroso lleno de voluntades, mensajes y significados que giran y buscan manifestarse. "Estás plasmado ahí" me dicen. Si, es parte de mis anécdotas, historias o algo que en cierta manera me han acontecido o he visto.
Así se construyen las novelas, las historias, lo que hay que contar.

Inicia el año y yo continuo con este blog.