La nada y el olvido...

No puedo creer que el tiempo haya pasado ya. He pasado varias veces por tu casa derruida por el tiempo. Hacía 20 años que no venía y sin embargo ahora que la veo entre ruinas puedo descubrir toda esa miríada de sentimientos que se aglutinan en mi mente como queriendo ser el primero en manifestarse y llegar a mi corazón. ¿que pasó en el tiempo? ¿por que este olvido tan presente? un olvido tan latente.

Los sueños se escurrieron con las gotas de lluvia que deslavaron sus constructos. Las fantasías eran aquellas que nos hacían volar, y hoy apenas y se arrastran lastimosamente de entre los huecos de las paredes.
¿Dónde te quedaste? ¿en donde te perdiste?
Aún escucho tus susurros por los resquicios de las ventanas, los sonidos de tus palabras se distribuyen como silencios entre los vaivenes del viento que se cuela entre los resquicios de esa construcción.
¿que hiciste pues con lo que eras? ¿Con aquello que pensabas ser?
Me gustaba sentarme en esa mecedora para tomarte de la mano y escuchar tus palabras similares al vaivén de las olas en el mar, a veces suaves otras tormentosas. Llenas de brillo y lucidez. Era como una danza sublime, con esos movimientos y matices, con esos silencios y vacíos que lograban estremecerme. Y ahora nada.
Nada queda de todo eso, de todo lo que fuiste y lo que construiste. De todo aquello que planeaste alguna vez. Parece que te quedaste en estado suspendido, en hibernación. Sin tiempo ni espacio. Esperando a que todo se deconstruya y puedas ser libre al fin. Preferiste quedarte como una crisálida. Suspendida. Aletargada. Protegida en un capullo incólume.
¿no habías dicho que lucharías? ¿que vencerías? ¿que nada te detendría?
¿en donde quedó pues esa voluntad inquebrantable?

Es mejor ser una víctima, un despojo del destino. Nada es para siempre. somos los que construimos el futuro. ¿y que futuro quisiste construir?

Te quedaste ahí viendo la vida pasar. Dejando que los demás avanzaran y te rebasaran quejándote de que no podías más, de que no resistirías toda esa prueba que tenías encima, que la vida era demasiado complicada y que tu destino estaba predeterminado.

¿y ahora que ha pasado el tiempo que piensas al respecto?

Aquí están tus ruinas como son las ruinas de tu casa. Sin sentido, sin significado esperando pues a que algo suceda y cambies de sitio.
¿a que sitio quisieras cambiar? ¿has pensado en lo que te hubiera gustado que fuera tu estado ideal? ¿sabías a donde moverte?
No.
Nunca pensaste que tenías otra opción.
nunca viste que tu eras quién se victimizaba y nadie más.
Jamás te diste cuenta que vivías en un inmenso paradigma que tu habías construido con tus pensamientos.
Y sin embargo no cambiaste de sito... a cualquiera que no fuera el que estabas.
No
Preferías sufrir.
Decidiste abandonarte.
No.
Dejaste que todo se deconstruyera pero no reconstruiste nada.
El silencio.
El vacío.
La nada.
Eso es lo único que queda.
La nada y el olvido.

No hay comentarios: