El Darmhala...

Roberto había incubado la idea de que quería llegar a Iurancha. El verdadero origen de la humanidad. Había leído algunos libros al respecto, unos prohibidos otros de tipo comercial pero todos abordando desde diferentes ópticas la misma idea.


Las teorías que ahí se presentaban sonaban hasta cierto punto, irreales. Pero parecían articuladas de forma coherente. En ellas se hablaba de que cierta estructura celestial de ángeles y semidioses habían comenzado un proyecto de tipo biológico en diferentes mundos para evaluar la capacidad de evolución de estos seres. Todo este proyecto era orquestado por un gran maestro de la evolución que podía ser llamado Dios.

Después de la creación planetaria, de combinatorias con distintos materiales, explosiones estelares, compresiones de agujeros negros con gravedades infinitas y expansiones de espacios y galaxias como si de un globo se tratara, Dios conformaba diversos universos en los cuales su séquito de ángeles genetistas, biólogos, fisiólogos y demás, conformaban diferentes tipos de especies para poder entender las formas en las que podían evolucionar y desarrollarse.

No se trataba de simples experimentos, sino altos desarrollos que requerían esfuerzos inimaginables para poder poner en sincronía y armonía tantas y tantas variables que más de una vez resultaba en autodestrucción o especies inestables. Los ángeles, arcángeles y querubines, en una estructura perfectamente diseñada, trabajaban conjuntamente y en equipo para rediseñar y construir estos experimentos para poder crear vida que pudiera evolucionar constante y ascendentemente.

Según esta teoría, los esfuerzos habían estado dando resultados significativos al dotar a algunos seres de un nuevo compuesto plástico, plásmico y etéreo que era producto de un científico estelar llamado simplemente Budha. El nuevo experimento estaba dando resultados sorprendentes aunque inesperados en un mundo en específico que era uno de los primeros en los que se usaba. Este lugar se llamaba simplemente Iurancha.

A veces a Roberto esto le parecía extraño y hasta un poco estúpido y no le había prestado mucha atención hasta que un buen día sintió que lo seguían. No sabía quién podría ser, quizás era solo su imaginación. Pero con el tiempo comenzó a ver sombras, figuras que se desvanecían en el aire, voces que murmuraban sobre el sentido de Iurancha y sus direcciones. –Estoy enloqueciendo- Pensó. Pero poco a poco comenzaron a materializarse frente a él. Lo saludaban, lo seguían, corrían a hablarle. Pero él pensaba que era víctima de alucinaciones… hasta el día en que observó en la TV que se daba una noticia escalofriante y brutal.

Acababa de establecerse contacto con una inteligencia exterior a través del sistema IRES, que era el sistema de rastreo y comunicación conectado 50 años antes con la intención de captar señales del espacio exterior para establecer comunicación con alguna raza alienígena. Todo esto había conmocionado a las mentes más brillantes de la ciencia. Roberto quería platicar con la gente al respecto, pero la mayoría se negaba a hablar de eso.

Un día paseando por el parque, uno de los seres evanescentes se le presentó y él permitió que le hablaran. Era un señor mayor, irradiaba una luz mortecina y titilante que parecía emanar del centro de su plexo solar.

Roberto guardó silencio y aparentó no verlo. Sin embargo él ser etéreo se le acercó y comenzó a hablar:

Existe un lugar dentro de Iurancha donde se encuentran todas las respuestas. Ese lugar es sagrado y prohibido para la mayoría de los seres que aquí habitan. Es un lugar brillante y libre, donde todos los seres son iguales. Ahí podrás descansar, liberarte de todo el sufrimiento y el dolor, de toda la tristeza y la pesadez de este mundo. Quizás te preguntes por qué estás aquí. ¿y si te digo que solamente eres un experimento genético para validar la capacidad de evolución de tu especie? ¿Harías algo al respecto?. ¿Y si te digo que podrías salir de aquí y convertirte en un ser de luz para poder viajar entre diferentes mundos supervisando y apoyando el desarrollo de estos experimentos para que en algunos eones de siglos puedas ascender a otro puesto a través de la evolución? ¿Estarías dispuesto?

Se estremeció con las palabras del ente evanescente. Nunca había pensado de esta manera. Que en realidad dios era un simple genetista jugando a los experimentos evolutivos y que él en particular era uno de ellos. Quizás no tan perfecto ni tan evolucionado, pero al fin y al cabo materializado y con consciencia parcial de la realidad.

No hay razón para temer nada. Dios me ha pedido que te invite a formar parte de la nueva generación que evolucionará hacia el siguiente nivel, los sentidos se expandirán, la conciencia se volverá estelar, y tendrás un cuerpo más resistente, ligero y dinámico, digamos que estarás conformado de bosones capaces de moverse a espacios y tiempos infinitos con solo el poder de la intención. ¿Qué dices? ¿Estás dispuesto?

El panorama cambiaba drásticamente. Sus padres siempre le habían dicho que era una persona especial y diferente, a veces recordaba que su madre le decía que haría grandes cosas… pero en realidad hasta ese momento no había hecho grandes avances. Se sentía perdido, confundido, abandonado y desesperanzado…

Quizás lo que estás experimentando en este momento es parte de la inestabilidad del experimento del maestro Budha. Aún tiene que perfeccionar toda esa variabilidad de estados sensoriales que se producen. Tu angustia es porque te sientes desligado del mundo, de la realidad que te contiene. Es para ti incomprensible el porqué existes puesto que tu liga con el universo se rompió en el momento en que naciste. Es un problema que tenemos que atender desde el origen. ¿Recuerdas la historia de Eva? Bueno, ella es la madre primigenia. Fue el primer experimento en tener éxito al fusionar materia y energía consciente. Pero la fusión no fue perfecta, disgregando la energía consciente de su fuente origen y su relación. Es normal que sientas ese vacío extraño de no-pertenencia. Cuando pases a estado Bosónico podrás entonces restablecer esa conexión con el universo. Aún la vida en este planeta es inestable, efímera y dependiente de la oxidación del oxígeno. Esperemos que pronto pueda ser resuelto el problema.

Roberto sintió que todo daba vueltas. Tenía náuseas. Era una carga excesiva de realidad para él que siempre había creído que Dios era un ser etéreo enfocado a la religión pero jamás había pensado que era un científico genetista cuántico y que él, en vez de tener una misión sagrada al formar parte del pueblo elegido por dios, era parte de un experimento que podía fallar en cualquier momento. De pronto el mundo se convirtió en una gigantesca caja de Petri y él era una de esas bacterias que servían para demostrar la existencia de bichos que podían reproducirse y pensar. Se sintió asqueado y por un instante quiso morir.

Respira hondo necesitas oxígeno, tu estructura celular lo requiere para mantener a tu consciencia funcionando. Cuando estés en estado Bosónico no necesitarás oxígeno, podrás ser el oxígeno mismo, pero no te degradarás ni te extinguirás, o ¿Cómo dicen ustedes?... Envejecer. ¡Eso es!

¿Quisieras entonces pasar de estado celular a un estado Bosónico? No creas que debes arrojarte al precipicio ni bajo las ruedas del tren para lograr esto, simple y sencillamente deberás llegar a Darmhala. ¿conoces las historias del Paraíso, el Shangri-la o el Nirvana? Todos estos lugares son uno mismo: el Darmhala. Ahí es donde están los secretos de Iurancha y es donde podrás transformarte al estado Bosónico. No necesitas llevar nada, solo debes desearlo y caminar hasta allá.

Roberto se inquietó. Volteó a ver hacia alrededor para ver si había alguien que le estuviera engañando y fuera filmado con una cámara escondida para burlarse de él, pero la vida parecía transcurrir sin ninguna alteración. La gente parecía no ver a ese ser iridiscente que estaba a su lado hablándole sobre los grandes misterios de la vida y la historia.

Cerró los ojos y evocó el aroma de la bata de su madre por las mañanas cuando le hacía de desayunar, trató de respirar el aroma de la colonia de limón que usaba su padre y se sentaba a la mesa con el periódico para leer las noticias en lo que estaba listo el desayuno. ¿podría dejar ese mundo alterno y aleatorio, difícil y a veces salvaje para convertirse en un ser estelar? ¿podría confiar en ese ser luminiscente que rutilaba a su lado sin que nadie se diera cuenta? ¿Porqué él era un elegido si no había hecho nada relevante en su vida?

No sientas que eres especial, solo eres diferente. Eres de los pocos tipos que no se han creído las distorsiones de la religión llevando hasta la parafernalia y el fanatismo el amor por un ser que no es más que un científico jugando a la ciencia. Puedes estar tranquilo, no te engañaré. Pero esta es la única vez que te lo voy a ofrecer. No habrá otra oferta y debes decidir en este instante. Deberás dejar todo atrás; familia, amigos, historias, pasado, hogar, recuerdos, sensaciones. Allá a dónde iremos, no podrás llevar nada de esto, pero a cambio, tendrás un nuevo cuerpo listo para llenarse de experiencias y emociones jamás sentidas ni experimentadas.

Roberto meditó su respuesta. Parecía deliberar intensamente entre su deseo de mantenerse humano y el desafío de convertirse en un ser galáctico e intelestelar. Respiró hondo. Cerró los ojos como una última forma de interiorizarse y auto convencerse de que la respuesta a la que había llegado era la mejor.

Abrió los ojos, trató de llenarse lo más posible del mundo, de sus sensaciones y deseos, de su conciencia que se aferraba desesperadamente a su forma celular ante la amenaza de volver a ser disgregada, para reconformarse y reconfigurarse en una nueva forma totalmente desconocida para él. Tomó valor para enunciar con esas palabras y seguridad que parece emerger de la voluntad de generaciones que se expresan hasta el último eslabón como manifestación de su linaje dijo simplemente: SI

_________________



Segundos después Roberto ingresaba a un lugar con paredes blancas, todos usaban la misma ropa, hablaban extrañamente, sus miradas gélidas y movimientos seguros hicieron que su cuerpo se estremeciera. Aún seguro y temeroso de su decisión solo alcanzaba a repetir incesantemente como un mantra eterno: ¿Aquí es Darmhala?...

No hay comentarios: